La versatilidad de los plásticos hace que estén presentes en muchos ámbitos de nuestro día a día: envases, medios de transporte, agricultura, deporte… Por ello, es clave gestionar correctamente el fin de vida de los productos, impulsando que se aproveche todo su valor y evitando que acaben en el medio natural produciendo el llamado littering. Divulgar esta información es el objetivo de la campaña #NoCulpesAlPlástico y de las organizaciones impulsoras de la misma (AIMPLAS, ANAIP, ANARPLA, AVEP, CICLOPLAST y PlasticsEurope).

A principios de este año, las asociaciones de la cadena de valor de los plásticos daban un paso más hacia una economía más circular y sostenible. Prueba de ello es la adhesión de algunas de las organizaciones arriba mencionadas al Pacto Nacional por la Economía Circular impulsado por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente; la iniciativa Operation Clean Sweep (para evitar la pérdida de la materia prima en forma de granza) o los compromisos voluntarios de productores y transformadores de plásticos cuyos objetivos principales son aumentar las tasas de reciclaje y la eficiencia en el uso de los recursos, así como reforzar la lucha contra el littering estableciendo objetivos concretos de reutilización y reciclado para reducir el volumen de los residuos generados, impulsar la I+D+i, y alcanzar la circularidad y la eficiencia de los recursos.

La industria de los plásticos manifiesta su compromiso con la sostenibilidad