Alborum

Un año de crisis: ¿Cómo se recuperan las economías?

Doce meses después de que en Centroamérica iniciara una crisis sanitaria y económica que fue provocada por el brote de COVID-19, Guatemala fue la economía que se recuperó con mayor rapidez y la actividad económica panameña es la que más tarda en regresar a niveles previos a la pandemia.

En marzo de 2020 en los países de la región se comenzaron a detectar los primeros casos de COVID-19. La enfermedad, que es altamente contagiosa y que en ese momento ya había cobrado la vida de miles de personas alrededor del mundo, obligó a los gobiernos centroamericanos a establecer restricciones a la movilidad.

Los cierres de comercios, restaurantes y fronteras, la restricción de la circulación de vehículos, la suspensión del transporte de personas, la prohibición de espectáculos y eventos masivos, se convirtieron en el nuevo normal de las economías.

A partir del segundo semestre de 2020, los países iniciaron con el proceso de desescalada de la cuarentena domiciliar y reapertura de la economía. Aunque en los seis países de la región ya son pocas las restricciones que aún se aplican, la recuperación económica se ha dado a distintas velocidades.

Guatemala fue el país que más rápido recuperó el dinamismo de su actividad económica. El último reporte de la banca central señala que luego de tocar fondo en mayo del año pasado, mes en el que la producción disminuyó 11% en términos interanuales, durante diciembre de 2020 y enero de 2021 se registraron incrementos de 5% y 3%, respectivamente.

En el caso de Nicaragua, economía en la que no se restringió ninguna actividad productiva, su producción disminuyó 3% durante 2020. Esta merma se atribuye a que los principales socios comerciales del país enfrentaron severas crisis económicas, situación que impacto en los niveles de producción locales.

Entre diciembre de 2019 y el mismo mes de 2020 la actividad económica costarricense se contrajo 5%, siendo el sector comercial y turístico, de los más dañados en este contexto de crisis sanitaria y económica.

En El Salvador y Honduras han sido de los países que más están tardando en recuperar el dinamismo de sus economías, pues en 2020 los niveles de producción mermaron 6% y 9%, respectivamente.

Panamá es la economía que evidencia más daños, ya que en mayo de 2020 la caída de la actividad económica superó el 31%, y aunque en los siguientes meses la producción recuperó dinamismo, a noviembre del año pasado la variación interanual fue de -14%.

Fuente: CentralAmericaData
Salir de la versión móvil