Sublimación
Ingrid Van Loocke, Channel Marketing Manager Sawgrass Technologies

La demanda de productos personalizados y adaptados en pedidos de poco volumen está creciendo cada año. Esto plantea una serie de desafíos en la industria de la impresión-estampación cuyo negocio funciona básicamente con tecnologías analógicas, como la serigrafía o el bordado. La producción de estos métodos de decoración puede resultar muy rentable para pedidos de gran volumen, ya que se obtiene la máxima eficiencia con unas mínimas tareas de preparación.

Sin embargo, este no es el caso de las tiradas cortas. La cantidad de tiempo, materiales y preparación necesarios para preparar la producción dificulta enormemente la rentabilidad. La consecuencia es que muchas empresas deciden rechazar pedidos potenciales y oportunidades de negocio con clientes nuevos y existentes.

¿Y si existiese un modo de rentabilizar los pedidos pequeños, generados bajo demanda y personalizados de acuerdo a las necesidades de los clientes? ¿Qué impacto tendría en sus ingresos y en su negocio y en el conjunto de su negocio?

Si la capacidad de asumir encargos bajo demanda de poco volumen podría dar un impulso añadido a su negocio, debería estudiar la posibilidad de trabajar con la sublimación de tintas. Esta tecnología de decoración digital de productos está revolucionando las industrias de la impresión y decoración digital, ya que ofrece un bajo coste de entrada, un retorno de la inversión rápido y soluciones bajo demanda con una altísima rentabilidad. No solo están surgiendo en todo el mundo empresas especializadas en la impresión por sublimación, sino que compañías consolidadas que trabajan con otras tecnologías de impresión están incorporando las capacidades de sublimación como método para generar nuevas oportunidades de negocio.

A continuación analizamos en qué consiste la sublimación de tintas y por qué puede ser la solución perfecta para ofrecer servicios de impresión bajo demanda a sus clientes.

¿Qué es la sublimación?

Sublimación

La sublimación es una tecnología de decoración digital que transfiere imágenes en alta definición y a todo color a las superficies de una gran variedad de objetos. Estos sustratos deben estar fabricados de polímeros o poliéster. También pueden tener un revestimiento de polímeros diseñados para el proceso de sublimación. En la actualidad existen cientos, cuando no miles, de sustratos preparados para la sublimación, lo que la convierte en una tecnología aplicable a una gran diversidad de mercados.

La lista de productos que se pueden crear es interminable: camisas, bolsos, tazas y cristalería, trofeos, rótulos, artículos para la decoración del hogar, prendas de vestir decoradas, regalos fotográficos y personalizados, productos promocionales, joyería, accesorios, carcasas para dispositivos móviles, souvenirs, productos de oficina, artículos de cocina, recuerdos y productos conmemorativos, artículos para recaudar fondos para escuelas y ONGs…

Una de las cosas que hace única la sublimación es el proceso químico que se produce en segundo plano en los tres sencillos pasos implicados: creación, impresión y planchado.

  • Creación: utilice algún programa de software gráfico conocido (productos de Adobe, CorelDraw) o una suite de diseño específico para la sublimación, como el programa CreativeStudio Online Designer de Sawgrass, para crear los gráficos que sus clientes necesitan para sus productos.
  • Impresión: utilice un sistema de sublimación (impresoras específicas, tintas y papel transfer para el proceso de sublimación) para imprimir sus diseños. Las tintas de sublimación contienen sólidos suspendidos en un líquido portador. Solo los cabezales de las impresoras diseñadas para la sublimación son capaces de trabajar con el líquido de alta viscosidad que pasa al papel transfer y de producir las imágenes de alta definición típicas de la sublimación.
  • Plancha: cargue el transfer en el sustrato y coloque ambos elementos en una prensa de calor o plancha. La elevada temperatura y la presión de la plancha provocará el proceso de sublimación, transfiriendo las tintas desde el papel a la superficie del sustrato. A diferencia de otras tecnologías de transferencia, el papel no absorbe la tinta, solo se utiliza como transporte de ella.

Durante el proceso de sublimación, los sólidos presentes en el papel transfer se transforman en gases, mientras los polímeros del sustrato se abren. La presión de la plancha empuja los gases hacia los polímeros. Al enfriarse, los polímeros se cierran y los gases se convierten de nuevo en sólidos, incrustados en la superficie del sustrato. De esta manera, la sublimación crea una coloración permanente y de alta definición que no se estropea ni desaparece. Sus diseños pasan a formar parte del propio producto y se presentan con una nitidez y unos colores extraordinarios.

La solución de impresión bajo demanda

impresión bajo demanda

Existen varias razones que hacen que la sublimación permita a las empresas ofrecer servicios rentables de impresión bajo demanda. La principal reside en la simplicidad y la velocidad de los tres pasos mencionados anteriormente. Los diseños artísticos se crean y se imprimen de manera digital. No hay necesidad de separar los colores, de grabar las pantallas ni de otros procesos manuales prolongados que pueden impedir la rentabilidad de la producción. El proceso de preparación para la impresión implica además un tiempo de inactividad significativo, como ocurre en las industrias de la producción de prendas personalizadas y decoradas, rotulación y productos promocionales. La sublimación permite adaptar plantillas para productos conocidos, añadir nombres o fotografías y generar pedidos personalizados para pedidos inmediatos.

En términos de producción real, la sublimación es increíblemente eficiente. En muchos casos, las velocidades de impresión son inferiores a un minuto y, en la mayoría de sustratos, a 2 minutos. Además, dado que la impresión es más rápida que el planchado, siempre tendrá preparada la siguiente transferencia antes de completar el ciclo de planchado anterior, lo que crea un sistema de producción eficiente que maximiza la capacidad de producción.

Puede que se pregunte: ¿cómo afecta esto a la rentabilidad? El tiempo máximo de funcionamiento tiene un impacto directo en los márgenes de beneficio. A mayor tiempo de preparación para la impresión, mayor es el encarecimiento de los procesos. En la producción de impresión y planchado por sublimación solo se tarda unos minutos por artículo; por eso permite producir más por hora y aceptar pedidos de última hora y de un solo producto. El tiempo de preparación y de producción es el mismo, tanto si se crea un artículo como si se crean 1.000. La capacidad de aceptar este tipo de pedidos le permitirá incrementar simultáneamente el volumen de ventas y la rentabilidad.

Inversión y rentabilidad

SG_Mugs_bajo demanda

La sublimación es una de las tecnologías de impresión más económicas del mercado, ya que consta de un ordenador (que probablemente ya tiene), una impresora de sublimación, tintas, papel transfer y una plancha o prensa de calor. El precio de los sistemas básicos, como el Sistema Virtuoso para la decoración de productos en alta definición, está entre 600 € y 1.550 €. Estos sistemas incluyen las impresoras SG400 (A4) o SG800 (A3+), la tinta de sublimación SubliJet-HD, el software de impresora y diseño online CreativeStudio, el soporte técnico integral y un paquete de recursos para ayudar en las tareas de producción, ventas, marketing y más.

La inversión más importante será la plancha. Una plancha de buena calidad le ofrecerá resultados óptimos; su coste puede estar entre los 600 € y los 1.300 €. Así, su inversión total para empezar a sublimar debería ser de unos 600 € (sin la plancha). Si lo compara con otras tecnologías, como por ejemplo una máquina grabadora por láser (más de 7.000 €) o una impresora directo a prenda (unos 11.000 €), la sublimación resulta una opción muy económica.

Además, dado su bajo coste de entrada, su amortización es mucho más rápida. La calidad de la impresión por sublimación permite también diseñar una estructura de precios rentables, aunque los costes sean los mismos o incluso inferiores a los de otros métodos de impresión que ya utilice. La comercialización de las cantidades de productos demandadas por el mercado le permitirá maximizar sus posibilidades de rentabilizar los pedidos de tiradas pequeñas.

Consideraciones finales

La impresión digital es el camino al futuro, y la tecnología de sublimación es la respuesta que muchas empresas de impresión han estado buscando. Se puede ganar mucho dinero aceptando pedidos bajo demanda de clientes nuevos y existentes. ¿No cree que es el momento de considerar lo que la sublimación puede aportar a su negocio?