Alborum

Informe anual de la Industria Papelera en España

por: ASPAPEL

La producción de papel en España ha crecido el 4,5 por ciento el pasado ejercicio y el 1,1 por ciento en el primer cuatrimestre de este año. Este crecimiento ha sido posible debido fundamentalmente a la puesta en marcha de las inversiones, por importe de 1.720 millones de euros, realizadas en los últimos cinco años. Unas inversiones destinadas a innovación y renovación tecnológica y aumento de capacidad de producción. Las exportaciones suponen el 55% de una facturación de 4.618 millones de euros.

La producción en el pasado ejercicio fue de 1,7 millones de toneladas de celulosa y 6,4 millones de toneladas de papel. El consumo de papel creció por sexto año consecutivo hasta los 6,9 millones de toneladas. Tanto el consumo como la producción de papel tienen comportamientos muy diferentes para los distintos tipos de papeles, con descensos para los papeles gráficos y crecimiento de los papeles para envases y el tisú.

Crece la producción de papel

En el periodo 2015-2019, el sector realizó en España inversiones por importe de 1.720 millones de euros en innovación y renovación tecnológica y aumento de capacidad en productos con demanda creciente como los papeles para embalajes y hacia papeles de mayor valor añadido.

En 2019 las inversiones por valor de 356 millones de euros suponen el 7,7% de la facturación. Y a ello hay que añadir unas inversiones previstas para 2020 de 250 millones adicionales.

Los papeles para usos gráficos y de comunicación —especialmente el papel prensa— son los que más han sufrido y están sufriendo la penetración de Internet y las nuevas tecnologías. Sin embargo, junto a esa contracción de algunos mercados más maduros, también se está experimentando una expansión notable de los mercados ligados al papel de envases y embalajes y los papeles sanitarios con sus múltiples y variadas aplicaciones y una infinidad de papeles especiales para usos específicos.

Con un incremento del 4,5%, la biondustria papelera española alcanza en 2019 una producción de 6.436.600 toneladas de papel en sus sesenta y nueve fábricas papeleras. El mayor crecimiento lo experimentan los papeles para cartón ondulado (3.346.800 toneladas) con un incremento del 10,6% y los papeles higiénicos y sanitarios (777.400 toneladas) que crecen el 8,2%.

La producción de papeles gráficos (papel prensa y papeles para impresión y escritura, con un total de 956.200 toneladas) desciende un 7,2% y la de los papeles especiales para muy diversos usos (508.900 toneladas) cae el 4,9%. El resto de los papeles se mantienen en volúmenes similares a los del ejercicio anterior como el cartón estucado (321.600 toneladas) que crece el 0,3% y otros papeles para envases y embalajes (525.700 toneladas), donde se incluyen bolsas, sacos, tubos, celulosa moldeada, etc., que descienden una décima.

La producción de las diez fábricas de celulosa en España desciende un 3,3% hasta situarse en 1.656.700 toneladas en 2019.

En el periodo enero-abril de 2020, la producción de papel creció en 1,1% y la de celulosa el 5,2%. Por tipos de papel, el mayor incremento en cuatro primeros meses de 2020 lo registran los papeles para cartón ondulado, cuya producción crece el 8,9%. La producción de papeles higiénicos y sanitarios crece el 1,6% en el cuatrimestre, con un pico del 11,4% de incremento en abril. El cartón estucado  también incrementa su producción (1,2%) en el primer cuatrimestre de 2020. Por el contrario, desciende la producción de los papeles gráficos (-21%) y en menor medida los papeles especiales (-3,9%) y los papeles para otros envases y embalajes (-1,9%).

El consumo crece por sexto año consecutivo

El consumo de papel crece en 2019 el 0,2%, muy por debajo del crecimiento del PIB (2%). Si bien se trata del sexto año de incremento consecutivo, el crecimiento se ve claramente ralentizado. El consumo de papel en España se sitúa en 6.873.900 toneladas, todavía un millón de toneladas por debajo del récord histórico de consumo de 2006, debido fundamentalmente a que el descenso del consumo de los papeles gráficos no ha sido aún compensado por el crecimiento de otros tipos de papeles.

La asimetría en el comportamiento de los distintos grupos de papeles es un año más muy relevante. Los papeles para envases y embalajes de cartón ondulado (4,1%), los papeles higiénicos y sanitarios (4%) y los papeles especiales (3,8%) crecen el doble que el PIB. Por el contrario, los papeles gráficos (prensa, impresión y escritura) registran el mayor descenso (-11,8%) y acumulan una caída del consumo cercana al millón de toneladas desde 2006.

Exportaciones

El 55% de la facturación de la bioindustria circular de la celulosa y el papel procede los mercados exteriores, a los que destina el 43% de su producción total. En 2019 las exportaciones de papel crecen un 2,6% hasta las 2.651.100 toneladas (el 41% de la producción). Las importaciones de papel descienden el 6,1% hasta situarse en 3.088.400 toneladas.

Por su parte, tanto la exportación (936.800 toneladas) como la importación de celulosa (1.102.200 toneladas) registraron descensos del 2% y el 3,8% respectivamente.

Salir de la versión móvil