La alarmante situación que están viviendo las empresas gráficas -en particular las que se especializan en impresión de libros- fue uno de los temas centrales de la última reunión de la Junta Directiva de FAIGA.

Así, en la misma se afirmó que la industria gráfica está atravesando una fuerte y sostenida caída en su producción -situación particularmente dramática en las plantas que se especializan en el segmento editorial, sobre todo el de producción de libros- con pérdida alta de puestos de trabajo y con elevada capacidad ociosa de sus instalaciones. Además, se especificó que esas negativas consecuencias están provocadas por despropósitos comerciales y asimetrías en regulaciones.