Icono del sitio Alborum

Evolución de la decoración de vehículos

De la rotulación comercial a la personalización

Justin Pate, fundador del Wrap Institute
Por: Justin Pate, fundador del Wrap Institute

Inicios modestos

El revestimiento de vehículos ha pasado de ser un nicho prácticamente clandestino a convertirse en una técnica muy empleada para embellecer un vehículo sin el compromiso a largo plazo. Hasta finales de la década de 2000, el revestimiento de vehículos se asociaba a un uso comercial, con el único objetivo de hacer publicidad. Sin embargo, entre 2008 y 2011 se produjo un boom de los rótulos de cambio de color para uso personal, primero en Europa y después en Estados Unidos.

Esta técnica no se limita a la publicidad o a la personalización, ya que el PPF (film de protección de la pintura), una película transparente que protege de las salpicaduras y los arañazos, se ha convertido en un producto muy popular en los últimos años.

¿Fast o Furious? ¿Rotulación o pintura?

Pese a que los trabajos de pintura han sido el método básico y tradicional para decorar los coches, en los últimos años se ha producido un gran crecimiento en el revestimiento de coches.

Ambas técnicas tienen sus pros y sus contras, y es innegable que se necesita una buena base de pintura para «envolver» un vehículo. Sin embargo, con la aparición de nuevas tecnologías, materiales y herramientas, esta técnica de rotulación abre posibilidades prácticamente ilimitadas. A modo de ejemplo, la impresora Serie UCJV300 permite agilizar la producción de un número infinito de diseños vibrantes sobre película utilizando una gran variedad de colores, para después proceder a una laminación duradera, eficaz y muy económica.

En la línea de salida

Hoy en día se ofrece una gran variedad de tintas, pero al principio la única opción eran las tintas solventes. En ese momento, las tintas UV se agrietaban en las superficies cóncavas, pero los nuevos avances han hecho que ahora puedan soportar el sobreestiramiento y las zonas cóncavas de máxima dificultad, sin sacrificar la uniformidad del color. Tintas como la LUS170 o la LUS200 de Mimaki se secan al instante, agilizando el plazo de entrega desde la impresión hasta la laminación y sin necesidad de tiempo de gasificación. A diferencia de las tintas solventes, las tintas UV crean una textura ligera en la película, que puede retirarse según las preferencias.

Es cierto que para una gran flota o para cuando el trabajo debe hacerse rápidamente, las tintas UV o de látex son las elecciones más adecuadas. Pero cuando hay que trabajar con formas 3D extremas, como por ejemplo parachoques, espejos y otras áreas cóncavas y complejas, las tintas ecosolventes o la tinta LUS200 de Mimaki pueden funcionar mejor.

También hay muchas opciones para elegir cuando hablamos de las láminas; las tres más importantes son las láminas fundidas, las de polímero y las de monómero. La lámina fundida sigue siendo la opción más popular para el revestimiento de vehículos por su acabado de alta calidad, aunque el polímero se ha convertido en algo más común, por sus cualidades termoconformables.

Con muchas ganas

El sector de la decoración de vehículos parecía estar a punto de tocar techo ya en enero de 2020, pero ese crecimiento no ha hecho más que amplificarse con el transcurso de la pandemia. Como no podían irse de vacaciones, muchos clientes se dedicaron a redecorar y personalizar sus casas y vehículos. Las ventajas prácticas a la hora de rotular el coche, principalmente la capa protectora que crea alrededor del mismo, también han contribuido a su popularidad. Aunque requiere mucha destreza física, este sector en transformación y rápido crecimiento representa un desafío apasionante.

Salir de la versión móvil