Jordi Bernabeu - El packaging
Jordi Bernabeu
Por: Jordi Bernabeu. Presidente de Hispack 2022

El impresionante avance tecnológico y la mejora de la calidad de vida de las últimas décadas también se refleja en el mundo del envase y embalaje, detrás del que hay un potente e innovador sector que, con 29.750 millones de euros de facturación en 2020, representa el 4,37% de la cifra de negocio del total de la industria española y supone el 2,65% del PIB.

En España la industria del packaging ocupa el cuarto lugar entre los sectores industriales por detrás del agroalimentario, el farmacéutico y el químico.

Es una industria transversal, cuyos productos y procesos resultan imprescindibles para el desarrollo de cualquier actividad productiva, industrial, logística y comercial.

Es una industria sólida, diversificada y repartida en todo el territorio nacional a través de un tejido mayoritariamente formado por pymes, que generan empleo estable y de calidad.

Es una industria estratégica, que ayuda a innovar a otros sectores gracias al packaging, como elemento presente a lo largo de toda la cadena de fabricación y suministro.

El packaging, por tanto, más allá de su función tradicional de contenedor, agrupador, conservador o informador, ofrece enormes posibilidades y acompaña a múltiples sectores en sus estrategias de innovación.

El envase es un elemento transformador de procesos de fabricación, de logística, de almacenaje de distribución, de venta, de reciclaje. Contribuye a la innovación de los propios productos o es motor para la creación de otros nuevos: Es un factor imprescindible para generar una buena experiencia de uso; Reinventa canales de compra y hábitos de consumo; Introduce nuevas fórmulas de interacción en la marketing y comunicación de las marcas con sus clientes; y resulta clave en las estrategias de sostenibilidad.

Desde el año 2000 y con motivo de cada edición, el salón Hispack de Fira de Barcelona viene publicando diferentes estudios sectoriales para reivindicar y dar a conocer el importante peso económico de la industria del packaging, analizar la coyuntura y detectar las tendencias que marcan su evolución.

Creemos que es importante ofrecer herramientas bibliográficas no solo a al propio sector sino al conjunto de industrias, usuarias de soluciones de packaging, para generar un conocimiento compartido que nos ayude a seguir avanzando en aras de mejorar esa innovación de forma permanente.

Con motivo de la edición de 2022, Hispack ha presentado el estudio con el título “Packaging, motor de innovación para las industrias”. Este nuevo informe cumple se enmarca en esta filosofía y contribuye no solo a radiografiar el momento actual, sino a identificar los retos más inmediatos que tenemos por delante. 

El reto de la sostenibilidad, que ahora marca la agenda, no es nuevo aunque sí es el más prioritario, impulsado por los cambios legislativos que están en marcha o a punto de entrar en vigor y por una mayor concienciación de los consumidores que demandan envases más respetuosos con el medio ambiente.

Nuestra industria lleva más de una década introduciendo innovaciones en el ámbito de la sostenibilidad, incorporando procesos, prácticas y materiales que minimicen el impacto de su actividad en el entorno.
No obstante, hoy conceptos como ecodiseño, reducción, reutilización y reciclaje que la industria del packaging ya ponía a disposición de la innovación de las marcas envasadoras, ganan protagonismo y son más necesarios que nunca en el nuevo paradigma de la economía circular.

El sector del envase y embalaje está más que preparado para dar respuesta a todas las industrias que demandan soluciones de packaging sostenible.

También la transformación digital es un reto para el packaging.

Nuestra sector incorpora y ofrece equipos y tecnologías propias de la industria 4.0 para conectar el packaging y sus procesos asociados con toda la cadena de suministro. Información en tiempo real de procesos de fabricación y logística, trazabilidad del producto o soluciones de packaging inteligente son una realidad cada vez más presente.

Seguimos también innovando en mejorar la experiencia de uso de un producto. Para conseguir envases que conecten con el consumidor y generen confianza en la marca.

Finalmente, me gustaría apuntar un último reto que tenemos pendiente como industria, y que Hispack como aglutinador de todo el ecosistema del packaging de nuestro país puede resultar de gran ayuda. Es el reto de saber comunicar mejor a la sociedad los beneficios y la innovación que aporta el packaging para hacernos la vida más fácil.

Todos somos usuarios de envases, pero pocos conocemos el nivel de sofisticación y desarrollo de la industria que los hace posible.

Cualquier consumidor intuye y valora la tecnología, la innovación, la dificultad que hay detrás de los últimos desarrollos, por ejemplo, de la industria de la automoción, la farmacéutica, de las comunicaciones, pero son muy pocos los que conocen y aprecian la no menos compleja producción industrial para hacer realidad elementos tan simples y habituales como una botella, una caja, un blíster, una lata de bebidas o un brik.

El envase sigue siendo, por tanto, un gran desconocido para la ciudadanía, pasa desapercibido como elemento cotidiano aunque ejerce una enorme influencia en las decisiones de compra.