La visión industrial de BOBST
La comunidad del sector de los embalajes afronta la situación sin precedentes del Coronavirus (COVID-19) con urgencia y con el firme convencimiento de la necesidad de cuidarnos todos. Esto terminará. Ahora que mucha gente trabaja desde casa, queremos proporcionar contenidos sobre los equipos, sistemas y procesos que íbamos a presentar en los próximos meses, para que puedan conocer las novedades y lo que tenemos previsto presentar próximamente, de modo que puedan ir planificando de antemano su actividad.
Digitalizar producción de embalajes

Los propietarios de marcas y empresas de conversión seguirán trabajando a presión, y esta vez más que nunca. Nuestra industria se enfrenta a un montón de desafíos, tales como la rapidez de comercialización, el comercio electrónico y la sostenibilidad. Cada uno de estos desafíos presenta diversas oportunidades para la producción de embalajes.

Los proveedores de equipos de fabricación de embalajes y servicios de embalaje encabezan la necesaria transformación de la industria. Hemos forjado esta transformación en torno a cuatro pilares fundamentales: conectividad, digitalización, automatización y sostenibilidad.

Toda la cadena de producción debe ganar en agilidad y flexibilidad. A lo largo de todo el flujo de trabajo de producción, se impone tomar las decisiones de una forma más rápida y basada en hechos. Nos adentramos en una era en la que los sistemas conectados compartirán datos a lo largo de todo el proceso de producción para una optimización más rápida y precisa.

Producción de embalajes

Desde el archivo de diseño inicial hasta la etiqueta o caja final producida, todas las etapas de la producción de embalajes estarán interconectadas. Un cambio en la fase de diseño, ya sea de formato o estructural, se comunicará a todas las etapas siguientes. Las tareas específicas en cada fase del proceso, como la impresión, el corte y el plegado, se automatizarán con soluciones digitalizadas, lo que permitirá cumplir unos plazos más ajustados.

¿Hasta dónde hemos llegado, y hasta dónde tenemos que ir aún?

La transformación digital se está produciendo a distintas velocidades en toda la industria de los embalajes. Existe el consenso de que las etiquetas han abierto el camino y, después de un inicio lento, ahora se venden más impresoras de etiquetas digitales que impresoras convencionales. Esto se debe a que, en la industria de las etiquetas, hemos llegado a un momento en que las soluciones digitales pueden dar unos resultados con una calidad, una productividad y un nivel de coste gratamente comparables a los de las impresoras convencionales. Además —y esto es algo que digno de apreciar— las etiquetas son menos complejas de producir que los embalajes flexibles, el cartón plegable y las cajas de cartón ondulado. La industria de las etiquetas ha marcado la pauta para que otras industrias la sigan, cada una con sus respectivos componentes.

En la industria de las etiquetas, la conectividad y la digitalización han hecho posible un progreso real— explicaba Christian Zeller, director de marketing en soluciones de etiquetas y embalajes flexibles.— Entre otras cosas, ahora se puede hacer el seguimiento de la calidad de todas las etiquetas producidas comparando el resultado con el PDF original, en cualquier tecnología: digital, híbrida o flexográfica.

Hacia un flujo de trabajo totalmente automatizado

Digitalización producción de embalajes

La digitalización de los procedimientos de impresión es el elemento más visible en la industria de los embalajes —comentaba Jean-Pascal Bobst, director general del Grupo Bobst.— En los próximos años asistiremos seguramente a una importante aceleración de la impresión digital. Aunque vamos contando con las soluciones, el gran reto para las empresas de impresión y conversión no son las máquinas de impresión en sí, sino todo el flujo de trabajo que acompaña a la conversión.

En BOBST tenemos un flujo de trabajo totalmente automatizado y controlado desde el archivo hasta la etiqueta, la bolsa o la caja final, y esta solución responde a las necesidades de los propietarios de marcas y las empresas de conversión. Con las innovaciones finalizadas hasta la fecha y las que aportarán BOBST y otros colaboradores del sector, avanzamos en la dirección adecuada, añadía Jean-Pascal Bobst.

La producción de embalajes 4.0 exigirá un cambio de mentalidad

En un mundo más automatizado, nos centraremos menos en el cómo y más en el qué. Esto requiere un cambio fundamental en los tipos de personas y cualificaciones necesarias a lo largo del flujo de trabajo. La información que aporten las máquinas requerirá que los operadores tengan una visión global de todo el proceso y ya no en especializarse en una tarea técnica determinada. BOBST es muy consciente de este cambio fundamental y ofrece formación y un eficaz paquete de aplicaciones para ayudar a los operadores.

Seguirán siendo necesarios los conocimientos humanos y la proximidad. Pero en lugar de centrarnos en tareas técnicas o manuales repetitivas, la aportación humana se basará más bien en aportar valor a una producción de embalajes más automatizada y mejor.

BOBST sigue abriendo el camino

BOBST ha sido pionero en digitalización, automatización y conexión de las máquinas de embalajes. Así pues, BOBST se encuentra en una posición única para ofrecer líneas de producción completas —desde el procesamiento de los sustratos hasta el acabado, pasando por la impresión— con el mayor grado de automatización e integración para una producción sencilla y sin fallos.

A continuación se muestra un ejemplo de las soluciones digitales BOBST que permiten mejorar la automatización y la conexión.

En el caso de la producción de etiquetas y embalajes flexibles, la tecnología BOBST DigiFlexo permite ahora controlar automáticamente la calidad del color y su consistencia, la capacidad para imprimir en muy distintos sustratos y consumir menos tinta y generar menos desperdicio que los procesos flexográficos convencionales.  Las impresoras DigiFlexo funcionan basándose en los flujos de trabajo automáticos y conectados, mediante un intercambio de datos de una máquina a otra.  La total automatización del proceso de impresión evita paradas de la máquina, y las manos y los ojos del operario se sustituyen por la precisión de un sistema con ajuste de datos digitalizado. 

En 2019 BOBST presentó DigiColor, el primer sistema de control del color en bucle cerrado de la industria flexográfica. El color se mide en línea y se ajusta en cada unidad de impresión para que coincida con los parámetros de color especificados. DigiFlexo es la solución perfecta para los propietarios de marcas que necesitan personalización, control de la consistencia cromática y una comercialización más rápida.

En Labelexpo 2019, BOBST también presentó el MASTER DM5, una impresora de etiquetas híbrida que acompaña a un módulo de impresión digital con el clúster Mouvent Inkjet, que proporciona la mejor combinación posible de impresión digital y DigiFlexo en una sola impresora. Es la impresora más automatizada digitalmente del mercado de las etiquetas, con la máxima calidad de impresión, productividad y fiabilidad para todo tipo de trabajos de impresión, cortos o largos.

En el caso del cartón plegable, el sistema de inspección en línea ACCUCHECK inspecciona las poses de cartón para detectar cualquier defecto y garantiza una consistencia de calidad absoluta. De este modo, los propietarios de las marcas pueden proporcionar unas cajas perfectas a las empresas de embalajes, reduciendo los residuos y el tiempo de parada en la cadena de suministro. Otra innovación importante es la mesa de inspección digital. Permite revisar las láminas impresas y poses de troquelado y, al mismo tiempo, muestra representaciones visuales en tiempo real para contrastar el producto real con las pruebas digitales. Se trata de una tecnología innovadora diseñada para conseguir productividad y eliminar prácticamente los errores de producción de impresión, aumentando la satisfacción de los propietarios de las marcas.

En el caso de la industria del cartón ondulado, la tecnología BOBST THQ permite obtener una calidad gráfica excepcionalmente alta a un coste menor que los procesos flexográficos y offset convencionales, a la vez que ofrece una capacidad de impresión a prueba de falsificaciones. Por su parte, el CONTROL DE HUECOS PREMIUM garantiza un control preciso y fiable del 100% de las cajas acabadas a la velocidad nominal de producción, proporcionando una productividad óptima y una calidad de plegado absoluta.

Y todo esto se completa con la oferta de servicios conectados de BOBST. Por ejemplo, nuestro servicio Helpline Plus permite a los clientes conectarse con expertos de BOBST en cuanto lo necesiten, de modo que alrededor del 80 % de las incidencias técnicas se resuelven de forma remota en el plazo de dos horas. Otros elementos de los servicios conectados son las aplicaciones que sirven para poner la producción y los datos de las máquinas a disposición utilizando un móvil, una tableta, o incluso un navegador.

La monitorización remota es una completa herramienta de información sobre la producción diseñada para acceder rápidamente y con todo detalle a los datos técnicos, de procesos y producción de la máquina, mientras que el seguimiento de paradas permite obtener fácilmente un análisis detallado del motivo que origina una parada de una máquina concreta o de toda una planta del taller.

Las valoraciones que nos llegan de nuestros clientes sobre los servicios conectados son unánimes —apunta Raphael Indermuehle, director comercial y de marketing de Servicios de BOBST—. Han observado unas mejoras sustanciales en la productividad y la calidad, con menos errores y un aumento del tiempo de explotación. Las ventajas de estos servicios conectados son considerables.

Innovación

Conclusión

Los propietarios de marcas y empresas de conversión ya están viendo las ventajas significativas que obtienen con la automatización, la digitalización y la conectividad, y otras que descubriremos pronto.

Nuestra visión es sencilla y clara. Queremos dar forma al futuro de la industria de los embalajes. Entre etiquetas, embalajes flexibles, cartón plegable y cartón ondulado, nuestra pasión y nuestro compromiso nos guían. Queremos conectar a todas las partes interesadas con un flujo de trabajo digitalizado y automatizado, accediendo a la información en cualquier momento y lugar para unas operaciones colaborativas flexibles y ágiles.

La visión del futuro es clara: una ejecución impecable desde el diseño, un rollo de etiquetas y bolsas o una pila de planchas de cartón, hasta las cajas finales inspeccionadas en las manos de las empresas de embalajes lo más rápido posible, al mejor coste y con la mayor calidad y el menor impacto ambiental —explica Jean Pascal Bobst, director general del grupo Bobst.— Para eso debemos seguir aplicando la innovación en toda la cadena del proceso. En BOBST, seguiremos dando forma al futuro del mundo de los embalajes, con pasión y proximidad a nuestros clientes.