Remy Touguay
Por: Rémy Touguay – Profesor de la industria gráfica, formador y director de I+D de software

¿Quién no ha oído hablar hoy de la inteligencia artificial? Los expositores de drupa 2024 seguramente utilizarán este lema para atraer clientes. Sin embargo, es esencial recordar que se necesitará inteligencia humana para gestionar las operaciones de impresión, ya sea en la fase de diseño inicial, durante la producción o para la gestión y el mantenimiento de las herramientas de producción. Exploremos juntos las razones y modalidades de esta convivencia.

En los últimos años, y más recientemente con la llegada del robot chatGPT, la inteligencia artificial se ha integrado cada vez más en nuestra vida profesional y personal. Sin embargo, una observación destaca la escasez de recursos humanos necesarios para el buen funcionamiento de las empresas de la industria gráfica. Las profesiones de artes gráficas ya no atraen el interés de los jóvenes, a pesar de que el sector ha experimentado una evolución significativa con la digitalización y la automatización. La industria se enfrenta a retos considerables

Entonces, ¿qué ha pasado? ¿Dónde nos encontramos hoy?

Como hemos observado en las distintas ediciones de drupa, los equipos, procesos y herramientas informáticas están en constante evolución, haciendo que las tareas de producción sean cada vez más accesibles a los «humanos». ¡Hoy en día ya no es necesario ser un gigante de 100 kg para manejar una prensa offset! Sin embargo, es importante enfatizar que los humanos siguen siendo esenciales en la implementación de los procesos productivos y, afortunadamente, así es. Esto es evidente, particularmente en la capacitación brindada por los proveedores a la hora de adquirir nuevos equipos de producción: no basta con poseer la herramienta; también es necesario poseer las habilidades humanas necesarias para utilizarlo correctamente.

Atracción de Nuevos Talentos

Además, la cualificación de los operadores, conductores y gestores que utilizan estas herramientas, que integran cada vez más la automatización, la robótica y los sistemas de asistencia, requiere un alto nivel de competencias. La inteligencia artificial no puede (todavía) funcionar sin el aporte humano que permita su uso adecuado.

La inteligencia artificial ya permite, en gran medida, la síntesis y utilización de grandes cantidades de datos (gestión, producción, etc.) para mejorar los procesos de producción y la calidad. En este sentido, no hay duda de que esto también quedará patente en drupa 2024. Por ello, es fundamental que los empleados, independientemente de sus responsabilidades dentro de la empresa, aprendan a cuestionar y navegar adecuadamente con estas herramientas inteligentes, sabiendo qué y cómo, así como poder analizar los datos recopilados y procesados para derivar recomendaciones concretas. En última instancia, es necesario tomar decisiones, lo cual es imperativo pero no necesariamente simple.

De hecho, surge la cuestión de la disponibilidad de las habilidades necesarias para utilizar herramientas de inteligencia artificial conectadas. En términos de educación y formación, se observa que los jóvenes muestran cada vez menos interés en carreras de la industria en general, incluidas las de los sectores de las artes gráficas y la comunicación impresa.

¿Qué está pasando, qué ha pasado?

Primera observación, a nivel de empresas. En los últimos veinte años se ha producido un cambio de mentalidad significativo: antes, la mayoría de los hijos de impresores cursaban estudios que les permitían continuar el mismo camino que sus padres. Estaban motivados y tenían un interés particular en estos campos. Se les podía encontrar en escuelas e institutos de formación donde adquirían las competencias técnicas y complementarias necesarias. El negocio prosperaba y los altos márgenes de beneficio prometían un futuro brillante para la empresa familiar.

Inteligencia Artificial

Hoy en día, un número cada vez mayor de líderes empresariales tienen más experiencia en comercio, gestión y gestión de producción. En el pasado, a menudo eran los técnicos quienes iniciaban sus actividades basándose en su conocimiento y pasión. Ahora bien, como se mencionó anteriormente, dado el contexto actual, es necesario ser un gerente experimentado para que la empresa sea rentable y genere beneficios.

En general, los impresores actuales ya no exaltan las virtudes de su profesión ante sus familias. Los márgenes de beneficio han disminuido significativamente desde la década de 2000, lo que dificulta la rentabilidad y las perspectivas se inclinan más hacia la consolidación bajo el control de grandes grupos. En consecuencia, son otros grupos de jóvenes los que se adentran en el sector de las artes gráficas, descubriendo muchas veces esta industria por completo.

Segunda observación, en términos de futuros empleados: la generación más joven, la Generación Z, tiene hoy una visión diferente del mundo y del trabajo. Muchas empresas aún no han tenido en cuenta este cambio de percepción. Para que los puestos de trabajo sean atractivos, las empresas necesitan revisar su estilo de gestión, sus métodos de integración y la atracción de nuevos empleados adaptándose a sus nuevas demandas. Estos jóvenes nacieron con pantallas, ya no consideran el trabajo como una prioridad y priorizan factores como las condiciones laborales, el bienestar y la familia. Varios estudios realizados en diferentes países llegan a conclusiones similares.

La tercera observación es cuestionar el nivel de los programas de formación. ¿Siguen siendo adecuados los programas que ofrecen educación en las industrias gráficas? ¿Se están adaptando a las rápidas evoluciones del sector, a los empleos del mañana (formación de formadores y profesores en escuelas, institutos, universidades), a los cambios de comportamiento de las nuevas generaciones (uso de herramientas digitales, gestión del tiempo, horarios, etc.) , y finalmente, la pregunta que ahora surge claramente: ¿la integración de nuevas herramientas de Inteligencia Artificial puestas a disposición del público en general para la adquisición de conocimientos y habilidades necesarias?

¿Y hoy?

El desafío es claro. Se trata de atraer gente joven y talento para que las empresas puedan seguir prosperando. Intergraf, a través del concurso Print Your Future Awards , lleva varios años estudiando esta cuestión en colaboración con socios como federaciones, instituciones y asociaciones profesionales. Ya han identificado la situación y han implementado acciones para mejorar el atractivo. En Francia, una iniciativa reciente de una asociación profesional (CCFI) tiene como objetivo reunir a las partes interesadas del sector (federaciones de empresarios, sindicatos, proveedores, proveedores de formación, prensa, etc.) para desarrollar un plan de acción conjunto para mejorar la contratación y satisfacer las necesidades de recursos humanos en el sector.

Inteligencia Artificial

La cuestión de la contratación y el atractivo de la industria está estrechamente relacionada con la imagen de las profesiones de las artes gráficas. A menudo, el público en general no comprende bien el sector o incluso lo desconoce. Si se preguntara a personas sin vínculos profesionales o familiares con la industria de las artes gráficas, se encontraría con la percepción de una imagen obsoleta (refiriéndose a Gutenberg y siglos pasados) que no transmite oportunidades profesionales. Además, esta industria bajo presión suele asociarse a temas como el declive de la prensa diaria y de los medios impresos en general, que contrasta con el crecimiento de las plataformas digitales. Además, este sector industrial se considera contaminante y perjudicial para el medio ambiente debido a la percepción de contaminación de la producción de papel.

La ausencia de drupa 2020 impidió mostrar las innovaciones técnicas y tecnológicas en curso que podrían atraer nuevo personal. En este contexto, drupa 2024 es un evento crucial para todos los asuntos relacionados con recursos humanos. drupa ofrece una oportunidad excepcional para que los impresores exhiban las transformaciones de la industria y muestren nuevas tendencias que han alejado a la industria de la era de Gutenberg.

Después de haber participado varias veces en este evento como visitante y expositor, sé que un viaje a Düsseldorf también es una fantástica oportunidad para que los jóvenes en formación y los empleados de las empresas conozcan de primera mano el estado actual de la industria de las artes gráficas. Será una excelente manera de visualizar las carreras futuras en el sector y, en consecuencia, pensar en implementar marcos de formación para adquirir habilidades acordes con las necesidades de la industria de la comunicación gráfica impresa y multimedia.

Sin duda, los eventos del sector deberían ser una oportunidad para concienciar al público sobre el sector a través de los medios de comunicación, la prensa, las plataformas de redes sociales, etc., para mostrar el nivel tecnológico necesario para producir productos impresos en todo el mundo. Es fundamental enfatizar que estas profesiones requieren habilidades y conocimientos y seguirán existiendo en el futuro, con niveles de automatización al menos tan avanzados como en otras industrias.

Nos corresponde a nosotros, actores de la industria de las artes gráficas, hacer saber que estas profesiones están asociadas a la innovación en diversas formas, incluida la integración de herramientas de IA en el proceso de producción. Necesitamos promover eventos internacionales como la drupa y, si lo hacemos de manera efectiva, atraeremos a futuras generaciones de personas con talento.