José Antonio Díaz Presidente de KBA - Lauvic
José Antonio Díaz. Presidente de KBA – Lauvic

Lauvic es una empresa fundada en 1993 para dar servicio a la industria gráfica, por tanto, este año de 2018 cumple 25 años en el sector gráfico. Una empresa fundada en plena crisis del 93 y que la pasó con éxito y se ha desarrollado con mayor éxito aún.

Una empresa que ha evolucionado positivamente gracias sobre todo a que está compuesta por profesionales con gran experiencia y dedicación en el sector grafico donde el que menos llevaba ya 30 años en el sector gráfico y junto a ellos, como es lógico, se ha ido incorporado personal joven con formación y espíritu de equipo y de servicio. Hoy en día es la mano en España de Koenig & Bauer, a la que dedican todos sus esfuerzos comerciales, por ello han añadido a su nombre las iniciales KBA, conformado la nueva denominación de KBA- Lauvic España.

José Antonio Díaz, presidente de Lauvic, hace balance de lo que han sido estos 25 años y las perspectivas de empresa que tienen para el futuro

¿Cómo, cuándo y por qué decidió fundar Lauvic?

Lauvic se funda el año 1993, con una idea diferente a lo que había en el sector de artes gráficas.

Después de los juegos olímpicos del 92, empezó la crisis del 93, yo vi que el sector iba a cambiar en la dirección de la creación de empresas más pequeñas, más dinámicas y más especializadas. Decidimos crear una empresa pequeña especializada exclusivamente en maquinaria de bobina.

La fundación se realiza en plena crisis ¿cómo salvaron esta coyuntura económica?

Cogimos la crisis del 93, pero esa crisis no nos afectó directamente, nosotros estábamos dedicados al campo de la bobina y especialmente al mundo de la prensa, en aquellas fechas en el mundo de la prensa hubo una revolución de innovación.

¿A qué de debió tomar estructura de sociedad limitada?

Lauvic, SA o SL, eran las opciones, las sociedades limitadas siempre son más fáciles de gestionar. En aquella época parecía que una SA te daba más prestigio, sin embargo las SA han quedado obsoletas, ya nadie crea sociedades anónimas, todas son sociedades limitadas. Nuestra formación universitaria es del mundo del derecho mercantil, lo vimos muy claro desde el principio, una SL era lo ideal para poder trabajar.

¿Cuáles fueron los primeros productos que comercializaba hace 25 años? ¿Sigue comercializándolos actualmente?

Comercializábamos el porfolio de KBA bobina y Thorsted. De estos últimos equipos vendimos muchas pequeñas instalaciones para salas de expedición. En aquel momento el mercado estaba dividido de una manera natural, los grandes periódicos montaban Müller Martini o Ferag y para los periódicos regionales Thorsted enganchaba muy bien, porque era una máquina de una calidad buena, con un precio razonable. Conforme fuimos avanzando, KBA ocupaba más nuestros recursos y tuvimos que dejar estas máquinas.

También vendíamos productos químicos de Varn, fuimos los introductores de este producto en España. Lo tuvimos que dejar porque era muy engorroso todo el proceso: teníamos un inmovilizado muy alto y unos almacenes especiales… Además, como he dicho, KBA ocupaba cada vez más nuestros recursos, lo que nos dificultaba enormemente dedicarnos a otra cosa.

KBA - Lauvic

¿Puede describir alguna de las mejores/peores situaciones profesionales que haya tenido?

Tengo una anécdota muy buena que creo que no le pasa a mucha gente. Estábamos negociando una nueva

máquina y llegaron las navidades. El responsable de la compra por parte del CLIENTE nos dijo que para ellos era fundamental el plazo de entrega, la máquina tenía que entrar en producción en unas fechas concretas, porque tenía unos compromisos ineludibles. Nosotros teníamos una limitación en la producción de la rotativa Comet, dimos un plazo de entrega que no podíamos acortarlo más. Nos dijo: “sintiéndolo mucho, tenemos que comprar la de su competencia”, nos despedimos. Pasadas las navidades, ya en enero tengo una llamada este cliente: “¿José Antonio, aún podrías mantenerme las condiciones del mes pasado?”. Le contesto: “Creo que sí,” y pregunto “¿qué ha pasado?”, me dice, “No me hables, estoy enfadadísimo, teníamos el contrato encima de la mesa para firmar y me pone la misma fecha de entrega que tú. Esto no era lo pactado, yo compraba esta máquina porque el plazo de entrega era más rápido que el de KBA y eso me representaba un dinero a facturar.

Así pues, firmamos el pedido cuando ya lo habíamos perdido

¿De pedido guarda mejor recuerdo?

El mejor recuerdo para mí fue con el grupo Heraldo, con el que tengo una relación ya más que profesional que entra ya en relación personal. La confianza ha sido tanta que de la penúltima rotativa, la Comet, el pedido se hizo en una servilleta de papel. Estábamos en un restaurante comiendo con el D.G. y los dos técnicos y el D.G. les dijo a ambos, “¿Vosotros tenéis claro que la configuración es esta?” Le dijeron que sí.

Luego volviéndose hacia nosotros nos dijo acercándonos una servilleta de papel: “Háganme un dibujo de la máquina que han diseñado”. Sobre la servilleta le hacemos la configuración de la máquina en cuestión, y pregunta “¿y esa máquina cuánto dicen ustedes que vale?”, entonces el D.G. le dice de nuevo: “Mire por el hecho de la confianza que nos une si la dejamos en este precio, le firmo ahora el pedido” a renglón seguido coge la servilleta con la configuración dibujada en él y escribe: “Máquina Comet. Precio XXX. Firma y nos confirma: “esto es un pedido”.

¿Qué ocurrió después?

¬

En Alemania se rieron mucho. Era un verdadero pedido, aunque después como es lógico se hizo el contrato formal. Lo gracioso fue hacerlo en una hoja de servilleta de bar, esto solo puede ocurrir cuando la confianza es mutua.

En relación a ese tipo de máquina el boom de las Comet vino en parte por la llegada de los periódicos gratuitos, casi todas ellas prácticamente imprimieron periódicos gratuitos. Ahora muchas de ellas están paradas, porque no tiene producción que hacer.

¿Qué venta es la que más le ha costado y de cuál es de la que se siente con más orgullo?

De la que más me ha costado no es de la que me siento más orgulloso. La mayor venta y la que más me ha costado fue la hecha al grupo Zeta, en aquel momento fue el negocio más grande que se hizo en España de compra de rotativas: dos Commander juntas y dos Colora juntas, todas ellas en el mismo paquete. Aquello fueron semanas de negociaciones y levantarse y sentarse a la mesa, íbamos y veníamos, no llegábamos a un acuerdo, a la semana siguiente continuábamos, cuando llegamos a un acuerdo aparecieron el grupo de abogados.

Por fin, al final lo hicimos.

Ahora, ¿de cuál es de la que se siente con más orgullo?

De la que más orgulloso me siento fue de la venta de la Commander CT del Heraldo de Aragón. Por dos motivos. Uno, porque era una máquina que significaba una nueva etapa en Koenig & Bauer, un nuevo desarrollo que a partir de entonces todas las máquinas que hay ahora son de ese concepto: son máquinas compactas, automatizadas, de fácil manejo, etc., la altura de una torre es la mitad de una torre normal de antes. Para mí fue un orgullo vender la primera Rotativa Commander CT del mundo.

Me siento orgulloso porque en contra de alguna gente que decía que a esa máquina le faltaba un hervor, demostramos que era la máxima tecnología puntera a futuro en las máquinas de impresión offset a bobina en prensa.

El crecimiento de Lauvic ha sido constante en estos 25 años. ¿Dónde cree que está el éxito de la empresa?

Profesionalidad, dividida en conocimientos técnicos y lealtad, no engañar nunca a nadie, no decir cosas que no puedes cumplir. Transmitir confianza. Gracias a eso hemos crecido y toda la gente que ha entrado en Lauvic ha tenido esta filosofía. Hemos hecho muchos descartes, porque no todo el mundo vale para esta filosofía de trabajo.

¿Comparte la idea de hace bastantes años de que las rotativas de doble ancho y doble desarrollo tendrían un mercado cada vez más reducido y que el mercado estaba preparándose para el ancho sencillo y desarrollo doble?

Lo comparto. En aquella época, el ancho sencillo ofrecía ya un formato variable al modificar el ancho de bobina, hoy en día cualquier rotativa tiene ancho variable automatizado desde pupitre. Estas máquinas, además, eran más simples de manejo, al ser media banda se reducían los problemas de fan out , tensión del papel, etc., problemas que eran más fáciles de solucionar, consiguiéndose una calidad más alta en soportes más peores y ese fue el éxito.

El éxito en ventas de la KBA Comet, principalmente ¿ha sido lo que le ha permitido que KBA le ampliara la representación a todo tipo de máquinas de Koenig & Bauer?

Sí y no. Koenig & Bauer, al ser una empresa familiar, siempre ha sido muy ágil para tomar decisiones y aunque tiene estructura de multinacional, cotiza en el DAX de la bolsa de Frankfurt, los beneficios que ha ido obteniendo los ha ido invirtiendo en la compra de otras empresas en el sector gráfico, nunca se ha movido a otros sectores. Esta política le ha permitido a Koenig & Bauer pasar de las crisis generales, por tener máquinas para imprimir cualquier cosa: imprimir papel, imprimir soportes plásticos, flexibles, duros, cristal, papel moneda; máquinas de flexografía, máquinas mixtas (flexografía y offset), maquinaría de etiquetas, toda una gama de máquinas para Packaging, para imprimir todo tipo de soportes…; en este sector, por cierto, somos especialistas.

José Antonio Díaz Presidente de KBA - Lauvic

Hablando de Packaging ¿cómo han llegado a ser referencia en este sector?

El no haber padecido la crisis tan fuerte como la han padecido otras empresas del sector, nos ha permitido seguir invirtiendo en I+D, por ello ahora tenemos una diferencia tecnológica importante con nuestra competencia, que nos permite llevar una relativa ventaja sobre ellos. Además de nuestra experiencia en soportes especiales y grandes formatos.

Volviendo a lo anterior, ¿a qué atribuye la posición en el mercado que tiene ahora K&B?

A los aciertos tecnológicos en cada momento de la historia de Koenig & Bauer. Por ejemplo, en su día desarrollaron máquinas híbridas de huecograbado y tipografía, lo que hizo que alargaran mucho más la tipografía, y después la llegada de las planchas de fotopolímero alargó aun más la vida de las maquinas tipográficas.

La consecuencia de todo ello es que las máquinas duraron más retrasando la entrada de Koenig & Bauer en el offset, pues aún había clientela para su parque de maquinaria. Y otras máquinas han sido un acierto pleno como fue la Comet.

El desarrollo de las primeras máquinas sin eje de trasmisión.

¿Ahora es solo Koenig & Bauer, KBA ha perdido la A?

Es un cambio de logo, hemos vuelto a nuestro origen. La A se añadió con la compra de Albert Frankental, entonces se añadió la A, cuando la fusión fue completa la A quedó suelta y ahora al cumplir los 200 años, KBA ha decidido hacer una cambio de imagen y volver a sus orígenes Koenig & Bauer.

Actualmente la venta de rotativas de prensa se ha reducido enormemente, sin embargo ha aumentado el de máquinas planas. ¿Puede describirnos cuáles son los formatos, soportes y accesorios que demandan a las máquinas planas de offset?

Actualmente el Packaging es el que está tirando del carro del sector gráfico, eso no significa que no vendamos máquinas planas para edición. Para Packaging el formato 145 es el ideal, la prueba es que otros fabricantes que no lo tenían lo han incorporado a sus máquinas, ha desaparecido el otro formato que era mucho más grande, este es un formato que tiene gran sentido para el cartonaje.

Para estuchería y productos finos el formato adecuado es el 72 x 106, es una formato que va muy bien para farmacia, estuchería fina, perfumería, etiquetas, a veces se puede decir que que vale más el estuche que lo que hay dentro.

¿Qué aportan los automatismos y los nuevos desarrollos de las máquinas?

Los nuevos desarrollos de estas máquinas y los automatismos, permiten hacer cambios de las planchas en dos minutos y al mismo tiempo se pueden solapar procesos: cambiar plancha en la torre de barniz y simultáneamente limpiar rodillos de presión, etc., que reducen los tiempos de paro al mínimo. Por ello, sus velocidades entran en competencia con la impresión digital y la calidad digital es inferior a la calidad del offset.

¿Cuál es la posición del offset en esta era digital?

Estamos en la misma fase de lo que ocurrió con la tipografía, estamos alargando la vida del offset, estamos hablando de digital desde hace ya muchos años, no he encontrado a nadie que diga quito una máquina en producción de offset y pongo una digital. Las máquinas digitales son máquinas que se usan como auxiliares, como apoyo para ganar otros mercados pero siguen teniendo el offset. Se ha estado hablando mucho de esto, pero como por otro lado estos automatismos de las máquinas modernas acortan tanto los tiempos, el cambio de tecnología de impresión no tiene tanto sentido, considerando que las máquinas digitales no son tan baratas, su durabilidad es corta y después los consumos hay que cambiar los cabezales con cierta frecuencia, te casas con unas tintas de un fabricante para toda la vida de la máquina, todo esto ata, y de momento no hay solución.

Koenig & Bauer no ha abandonado la impresión digital, por el contrario tiene máquinas con esta tecnología.

Nosotros que nunca hemos querido abandonar la impresión digital, de hecho tenemos una sala, un show room, solo para máquinas digitales en el cual se presenta nuestro modelo Rotajet, que si no ocurre nada anormal este año entregaremos la primera en España, y la Corrujet para cartón ondulado. Este es un primer paso en el Packaging para cartón, en hoja hay otra línea en la que se está investigando con la combinación cuerpos digitales con cuerpos de offset,

¿Qué opinión le merece la impresión digital?

Nosotros continuamos con el digital, yo estoy convencido que en quince años o quizás antes sí habrá un cambio definitivo digital, pero ahora no lo veo en ninguno de los sectores ni siquiera en el de edición. El que hace libros de verdad no los hace con una máquina digital, la máquina digital vale para hacer 20 libros o 30 libros, una tirada grande no la encarga ninguna editorial para hacerla en digital. Un libro de alta calidad, hoy por hoy, no lo puede hacer una máquina de impresión en digital y menos hacerlo rentable teniendo en cuenta los precios tan ajustados y con escasísimo margen

Volviendo al Packaging digital ¿se están fabricando máquinas específicas para a cartonaje?

HP es un Partner nuestro, les fabricamos en Würzburg máquinas especiales para cartón, el año pasado creo recordar que vendieron varias máquinas que se fabricaron para ellos. Tienen un cliente diferente al nuestro, es para otros mercados, por ejemplo, nosotros estamos consiguiendo clientes que no son clientes tradicionales de artes gráficas.

K&B tiene además de las máquinas tradicionales de offset, máquinas de impresión digital. ¿La impresión offset perderá su dominio en la industria gráfica frente a la impresión digital?

Ya esta contestada anteriormente, y repito yo no conozco a nadie que hoy haya quitado de su empresa una maquina de producción con la que factura y la haya cambiado a pelo por una digital. Esto no significa que el digital no funcione, sí que va sin duda, pero va a otro ritmo.

¿Cómo se organiza la comercialización de las máquinas producidas en las diferentes empresas de Koenig & Bauer?

Cada fábrica de máquinas para el sector que ha comprado KBA con el objetivo de comercializarlas, en todas las agencias de ventas han creado una línea para este fin que incluye un equipo de ventas y técnicos con los cursos homologados en la fábrica y a partir de ese momento empieza la venta, no puede ni se debe empezar a vender antes. Esto es lo que hemos hecho en KBA Lauvic; cuando cogimos bobina, creamos la línea de bobina. En hoja hemos creado una línea mucho más grande, solo para hoja hay más de 20 personas en la organización de KBA Lauvic de las cuales 13 son mecánicos. En flexo hemos creado una línea, tenemos dos vendedores muy especializados y dos técnicos especializados en este tipo de máquinas.

La flexografía ha adquirido una importancia notable en el mercado del Packaging ¿cómo está preparada K&B Lauvic para este mercado?

Las grandes empresas de Packaging en España tienen el sistema tradicional y flexo, a ellas les vendemos en el paquete conjunto con máquinas planas y las de flexo, a algunas imprentas les podemos vender todo tipo de máquinas desde las de impresión hasta las troqueladoras que comercializa directamente K&B Ibérica.

El flexo parecía que estaba acabado pero el poder imprimir en altísimas calidades le ha dado vida en el flexible, en el caso de la impresión de bobina a bobina